Blogia
PRISMAS

"El informe Lugano"

"El informe Lugano" Autora: Susan George.
Es un libro que como mera información deberian de leer los habitantes de este planeta en el que decimos "vivir"......
1. INTRODUCCIÓN

Si una personalidad como Victoria Brittain dijo del “informe Lugano” que debería estar en la mesa de noche de cada líder político de occidente; yo digo que esta reveladora obra tendría que ser promulgada en toda la población, pues sin lugar a dudas es una ventana a la realidad que nos esconden, o que nosotros mismos ocultamos por el miedo de abrirla, es un puente hacia las verdades que intentamos evitar, es una vía par salir de este autoengaño.
No es lo nuevo que haya descubierto al leer el libro, lo que más me ha gustado sino cómo esta escrito, y la capacidad para transmitir que su autora a dejado plasmada en cada línea.

Susan George, a mi modo de ver hace un excelente trabajo investigativo, para desarrollar este compendio de duras realidades que muchos intentan negar, en tanto puedan disminuir sus beneficios.

Este libro tiene la capacidad de atrapar al lector, aunque las realidades en el manifiestas no son fáciles de asimilar, y esta cualidad , es seguramente fruto de la originalidad que la escritora ha depositado en su forma de escribir, pues se sale de lo cotidiano para plantear un libro diferente con un simulacro de un informe sobre el estado actual del capitalismo, y cómo mantenerlo.
La autora sabe entrelazar perfectamente la “ficción” o no, que pueda suponer que ciertas relevantes personalidades le soliciten un informe a un grupo de renombrados intelectuales, con la compleja realidad que estos tendrán que mostrar.

El presente trabajo, es pues un paso esquemático de aquellas partes que más me han llamado la atención sobre el libro, sin quitarle relevancia a las que no citaré.
Se basa especialmente en transmitir a modo de resumen los problemas más relevantes que señala la autora, para adentrarme en su visión de la excesiva población como el principal problema para el mantenimiento del actual sistema capitalista, haciendo referencia de igual forma a las opciones mencionadas por el grupo de trabajo como más apropiada para reducir la población.

Finalmente señalaré la visión de la autora al respecto del informe y las posibles alternativas que ella considera de mayor interés, hasta llegar a mis conclusiones personales.

2. PROBLEMAS ESENCIALES:(según el informe del grupo de trabajo)

Una quiebra ecológica potencialmente catastrófica

Es bien sabido por la población, la relevancia que esta variable tiene para la permanencia del sistema en general, sin embargo muchos juegan a ocultarlo.
La naturaleza es el mayor obstáculo para el futuro del sistema del libre mercado, y no puede ser tratada como un adversario.
El aire, el agua, y el suelo se consideran vienes gratuitos, o casi gratuitos; no se reconoce si se calcula su valor en función de su escasez. La disminución de las reservas de peces, de la capa superficial del suelo, de los minerales, de la capa de ozono, de las especies animales y vegetales, se considera un ingreso o se compensa con subvenciones para que esos mismos productores sigan provocando su disminución(como la industria agropecuaria y las empresas de recursos naturales).
Para que el liberalismo alcance el éxito a largo plazo, esta actitud es suicida. La economía esta contenida en un mundo físico y finito y no al contrario, la realidad de la biosfera es algo dado, sus recursos no se pueden ampliar; su capacidad de absorción no se puede aumentar merced a la intervención humana; una vez dañada no vuelve a las condiciones iniciales, o sólo lo hará como expreso Keynes, a largo plazo, cuando todos estemos muertos.

La economía es un sistema abierto que actúa dentro de un sistema cerrado.

Las tensiones ecológicas también se traducirán en una mayor inestabilidad política y en el aumento de los conflictos armados.
Los ecoconflictos se producirán primero en oriente medio, el Sahel en África, y en Asia, después afectaran a zonas mejor dotadas, lo que tendrá resultados impredecibles para la economía.

Los empresarios no quieren unos Estados poderosos que puedan imponer normas estrictas a la actividad empresarial, y mucho menos un gobierno global, por lo que nadie regula nada. Nadie puede permitirse el lujo de detenerse y cambiar el rumbo, por lo que la destrucción continua. Pero nadie puede vivir en un planeta muerto.

Decir que la economía del libre mercado esta amenazada por el crecimiento suena disparatado o herético. Todo el mundo sabe que el crecimiento es el motor de nuestras economías y que no crecer implica estancamiento y decadencia.
Pararse, significa tarde o temprano quedar marginado y ser eliminado, morir en la cuneta. El crecimiento se ha convertido en la eterna búsqueda del sistema. Hay que agudizar la distinción entre crecimiento y bienestar. Más y más grande no significa necesariamente mejor.

El accidente nuclear financiero

El riesgo de que se produzca un importante accidente financiero se intensifica; de hecho, sorprende que no se haya producido aun. El presente informe señala que la volatilidad inherente de los mercados financieros es una grave amenaza para la economía de mercado.
Los índices de mercados de valores del mundo como Dow-Jones, el FTSE, el CAC-40 o el Nikkei tienen un margen muy pequeño. Desde el punto de vista de sus respectivas capitalizaciones, estos índices descansan sobre las fortunas de un número muy limitado de gigantes transnacionales, quizá 50 o 60 en total. Los mercados derivados están valorados actualmente en decenas de billones de dólares, al menos en teoría, cifra que supera en mucho el PIB de los Estados Unidos, que es la mayor economía nacional del mundo.
Aunque la mayoría de las veces el mercado tiene una sabiduría inherente, sufre históricamente ataques periódicos de locura y crisis mentales que ponen en peligro todo el sistema que el actual informe trata de defender. Este peligro es ahora mayor que nunca y constituye, por tanto una preocupación primordial.

En definitiva:
el mercado es el mejor juez de la sabiduría y del valor de la actividad económica humana, pero no puede decirnos cuando podríamos estar cruzando el umbral ecológico hasta que ya es demasiado tarde.
El crecimiento es el alma de la economía pero el bienestar general ya no guarda necesariamente una correlación con el crecimiento, que en muchos casos es cada vez más contraproducente, al provocar empobrecimiento en lugar de enriquecimiento.

Las instituciones de Bretton Woods

Estas instituciones gemelas son el Banco Mundial y El Fondo Monetario Internacional.
Han sido inestimables para establecer e imponer disciplina económica en el hemisferio sur, y en menor grado en las Repúblicas de la antigua Unión Soviética y sus satélites.
Los países más endeudados tienen pocas opciones aparte de aplicar los programas del ajuste estructural concebidos por el Banco y el Fondo. Les guste o no decenas de ellos han liberalizado sus economías, han privatizado sus empresas estatales, han abolido los controles sobre el cambio de divisas, han aumentado su participación en los mercados mundiales y, en la mayoría de los casos han continuado pagando los intereses generados por la deuda.
Las organizaciones de Bretton Woods, tienen el mérito de desempeñar un papel decisivo en la aceleración y profundización del proceso de globalización económica. Sin embargo el mundo ha cambiado mucho desde la segunda guerra mundial, y tanto el fondo como el banco sufren la crisis de la madurez.
Tememos que la comunidad económica internacional, si dependiera en exceso de la capacidad del FMI para predecir los riesgos sistémicos, y mucho menos para contenerlos, estaría apoyándose en un junco hueco. O bien se le proporcionan al fondo cantidades mucho mayores con que poner frente a los desastres potenciales, o bien el fondo debe ser sustituido por una institución más competente.

Las Naciones Unidas

La ONU es útil principalmente porque es el foro que ofrece a los miembros más pequeños y débiles de “la comunidad internacional” la ilusión de que tienen voz y voto en la gestión de los asuntos mundiales.

La organización mundial del comercio

Es el candidato más prometedor al éxito internacional.
La OMC es una buena noticia para quienes confían en sostener la globalización del libre mercado, y el grupo de trabajo la aplaude porque la considera un importante paso adelante.

3.LA REGULACIÓN DE LOS MERCADOS FINANCIEROS

No sólo los mercados financieros nacionales están plenamente integrados en el global, sino que se han abolido las fronteras entre diferentes tipos de mercados que antes estaban separados.
Ya no se pueden trazar fronteras reconocibles entre mercados de capital a corto y largo plazo, mercados de divisas, opciones o futuros, mercados de materias primas o de derivados, y así sucesivamente. El apalancamiento lo es todo; economías enteras se basan literalmente en papel, papel que representa valores puramente teóricos.

Una crisis económica global sería hoy mucho peor que la del 29, pero parece imposible preverla o evitarla.

Cuatro mercados interrelacionados:
El mercado tradicional de bienes y servicios
El mercado laboral
El mercado financiero
El mercado medioambiental

Sólo el mercado de bienes y servicios cuenta con algo parecido a una regulación metódica a nivel global, gracias a la OMC.
La regulación de los otros tres mercados, mano de obra, finanzas y naturaleza quedan en su mayor parte en manos del azar y de las fuerzas de la oferta y la demanda.
No debería sorprender que los mercados desregulados (o autorregulados) sean muy capaces de crear tensiones (desempleo masivo, agitación social, degradación medioambiental, crack financiero) que debilitan el propio sistema de mercado. No se están instalando amortiguadores globales en nuestro modelo estándar. Dado un sistema inherentemente frágil que carece de normas legítimas que se puedan hacer cumplir, sólo podemos advertir que puede producirse un accidente global en algún momento de los comienzos del siglo XXI, sino antes.

Todas las amenazas para el libre mercado global se derivan de su éxito y de las proezas más notables de la mano invisible. Los principales motores del sistema han demostrado tener una extraordinaria resistencia a hablar abiertamente de estas amenazas y a afrontarlas. En nuestra opinión esta tendencia escapista, de continuar, podría tener consecuencias fatales.
El grupo de trabajo, considera que sin reglas y restricciones, el mercado puede provocar su propia ruina.

Ahora que el mundo esta convirtiéndose en un mercado único y unificado, las adaptaciones que podrían haber tenido lugar en el siglo XIX en dos o tres generaciones deben en unos meses o años. El ritmo de cambio es sobrecogedor y “la destrucción creativa” de Scumpeter actúa a máxima escala. Quienes no pueden adaptarse o no se adaptan con la suficiente rapidez quedan instantáneamente excluidos de los beneficios del sistema.

El problema no es meramente económico y psicológico, sino político. La política implica normas. Nuestras instituciones actuales no pueden proporcionar un marco político de dimensiones universales. La mano invisible responderá con golpes a quienes hayan depositado toda su fe en ella.

4. TRES FACTORES DETERMINANTES PARA EL FUTURO DEL PLANETA Y DEL SISTEMA DE LIBRE MERCADO.

I= C*T*P

Esta ecuación utilizada con frecuencia por los demógrafos, los biólogos y los economistas medioambientales, es fundamental para nuestra demostración.
Si se acepta que la economía de mercado es un subsistema que opera dentro del sistema total o natural, esta ecuación indica por fuerza los peligros que nos asechan. Un futuro económico viable dentro de las restricciones de la biosfera depende de:
El número de habitantes del mundo
La cantidad, la calidad y la naturaleza de su consumo
La tecnología empleada para producir lo que consumen y para deshacerse de lo residuos que generan.

EL CONSUMO

La variable C es especialmente sensible a los ingresos.
Las organizaciones humanitarias expresan a menudo su indignación moral ante las acusadas diferencias en el consumo del Norte y del Sur. Puede que el ciudadano suizo medio consuma 17 veces que un nigeriano; pero los suizos son productivos, su población es estable, tienen una taza de ahorro elevada y no se puede culpar de buena surte a la rapiña ni al colonialismo. Por otra parte los nigerianos no eligen ahorrar, invertir, y mejorar su productividad, la única forma que tienen de hacerse más ricos y producir más es que hayan menos nigerianos.
A menudo los humanitarios instan a los occidentales ha adoptar el principio ghandiano de “vivir más sencillamente para que otros simplemente puedan vivir” y fomentan que se compartan los bienes por encima de las fronteras.
Pero es evidente que la ayuda al desarrollo ha sido incapaz de reducir y mucho menos cerrar la brecha que separa el Norte y el Sur, ricos y pobres, por el contrario las disparidades han aumentado desde la segunda guerra mundial.

LA TECNOLOGÍA

El impacto humano sobre el medio ambiente varía en función de la naturaleza física de los bienes consumidos y de la tecnología empleada para producirlos y venderlos. Las comparaciones de consumo de energía pueden ser engañosas si no se introduce el factor T de la tecnología. La “energía de los pobres” como el carbón sulfuroso de baja calidad, cusa sin duda más contaminación directa que la energía nuclear, sin embargo la energía nuclear podría generar más anhídrido carbónico que el carbono si se tiene en cuenta toda la energía necesaria para su ciclo, incluidos la extracción, el enriquecimiento, la fisión y la gestión de los residuos.
Ni siquiera la tecnología mejorada puede garantizar la reducción del impacto total sobre el planeta.

Hoy en los países desarrollados, la mayor parte de las tecnologías producidas localmente o importadas tienen raíces en los años pasados de la primera revolución industrial, cuanto más pobre sea el país más posibilidades tendrá de depender de industrias crepusculares y anticuadas, y más sucias y menos eficientes serán sus tecnologías.

La OMC aunque valiosa desde el punto de vista de la regulación, casi ha consagrado las energías contaminantes y derrochadoras en el derecho internacional, ya que ningún país puede rechazar los productos de otro, aun cuando hayan sido producidos a costa de una importante destrucción ecológica.

LA POBLACIÓN

La ecuación inicial: I= C*T*P, depende de forma crucial del factor P.

Actualmente viven en la tierra el doble de personas que en 1970, cuando la población era inferior a 3000 millones de habitantes.
Actualmente el aumento neto de la población es de alrededor de 81 millones de personas al año (1995).
Hoy la fertilidad supera a la mortandad en más de un 250 por cien. La mortandad infantil sigue disminuyendo y la esperanza de vida aumentando.
La población de aproximadamente 30 países ricos es estable o disminuye. En todos los demás sigue aumentando. Incluso la hipótesis de estabilización global más optimista reconoce que la población sólo se nivelara en un nivel sumamente alto (entre 10.000 y 12.000 millones de habitantes) y que esa nivelación no ocurrirá en ningún caso hasta el periodo comprendido entre el 2050 y el 2075.

5. MEDICIÓN DEL IMPACTO

Un método novedoso(si bien controvertido) de resolver la ecuación I=C*T*P y de predecir el bienestar futuro del planeta es el método de la “huella ecológica”, que mide la cantidad y la calidad de los recursos ecológicos necesarios para sostener a una determinada población en un determinado nivel de consumo y de tecnología.
La huella mide por tanto la oferta y la demanda más básicas. La oferta la da de una vez por todas la biosfera, y esta tendiendo a disminuir a medida que la deforestación, la desertificación, la erosión, la salinización, etcétera, siguen reduciendo la masa de tierra productiva del planeta. La demanda varía con el clima, la estación, las preferencias culturales o personales y sobre todo en función de la riqueza, según estos parámetros la huella del norteamericano medio mide entre cuatro y cinco hectáreas , tres veces más de lo que le correspondería en justicia de los recursos terrestres productivos.

Sea cual fuere el método de valoración que se utilice, toda valoración imparcial pone de relieve los mismos hechos incontrovertibles: el consumo mundial va a aumentar y las tecnologías no van a cambiar a una velocidad sin precedentes y revolucionaria. Los complejos sistemas de los que dependemos como especie pueden soportar una tensión significativa durante un tiempo considerable, pero sólo hasta cierto punto y no para siempre.

Primeras conclusiones relevantes:

Los gobernantes actuales parecen haber olvidado totalmente su obligación fundamental de mantener la estabilidad de la población, y, en lugar de mentir a sus ciudadanos por su propio bien, parece que se mienten más a menudo a si mismos. Ya sea por cobardía o por ignorancia, fingen que el mercado puede por si mismo, traer felicidad, riquezas y bienestar para todos, incluso en medio de un asombroso crecimiento del número de personas que persiguen esas recompensas.

Tanto en los países ricos como en los pobres, el ostracismo económico y la dialéctica de los incluidos y los excluidos darán origen a conductas destructivas, incluida la delictiva, a migraciones masivas y al terrorismo. Grandes partes del mundo como ya hemos podido percibir, quedaran reducidas a un estado natural hobbesiano. En la guerra de todos contra todos, no podrá funcionar el estado y a veces ni siquiera el mercado.

6. CHOQUE DE CIVILIZACIONES

La hipótesis del “choque de las civilizaciones”en la que se enfrentará a occidente contra el resto del mundo, ha atraído una atención considerable. Su creador el profesor Huntington pone de relieve la aciaga brecha que separa los esfuerzos de occidente para promover una cultura occidental universal y su decreciente capacidad para hacerlo.
Al profesor Huntington le preocupaban las fronteras ampliadas y trazadas culturalmente. Por el contrario, casi no presta ninguna atención a las cuestiones relativas a la inmigración ni a los conflictos internacionales. Pero aparte de los ataques habituales y primitivos (de cabezas rapadas) contra los extranjeros en Europa y en América, hay una dinámica perversa que indica la existencia de un conflicto latente en un nivel más profundo y que afectará en última instancia, a millones de personas.

La incapacidad para participar en la cultura produce una frustración constante que sólo puede expresarse, tarde o temprano, en forma de ira dirigida al interior o al exterior: cuando su número alcance un umbral crítico, los excluidos provocarán una implosión cultural; los que no pueden ser integrados buscan consuelo en diversa formas patológicas de localismo, etnicidad, fundamentalismo y en grupos parapoliciales cuyo odio va dirigido a la cultura política dominante.

El grupo de trabajo define pues que: quienes no son aptos para participar en el sistema porque no pueden o no quieren aceptar su cultura imponen actualmente una carga demasiado pesada sobre el sistema .Sólo pueden causar gastos continuos sin compensación a la masa de individuos productivos.
El choque es inevitable, no sólo el choque entre civilizaciones sino también dentro de nuestros espacios sociales actuales.
La única forma de garantizar la felicidad y el bienestar de la inmensa mayoría es que la población total de habitantes de la tierra sea proporcionalmente más pequeña. Esta razón puede parecer dura pero es la que impone tanto la razón como la compasión. Si queremos preservar el sistema liberal(esa es la premisa de este informe) no hay alternativa. Todo lo demás es espejismo e ilusión.
Defendemos esta opción porque consideramos que un número menor de personas viviendo en un medio ambiente sometido a menos tensiones significará que todas vivirán mejor.

7. LAS METAS

¿Puede el medio ambiente y la sociedad civilizada sostener las cifras actuales y las futuras?¿debe ser representada la cultura occidental por el 15%, después por el 10% y después por el 5% de la humanidad? ¿deben sacrificar su bienestar los individuos y las naciones más productivas en aras de unos dudosos beneficios para los menos productivos??deben renunciar a su autoridad los países que ahora son poderosos?. La respuesta a todas estas cuestiones por parte de los autores del informe es “NO”.

El primer objetivo es determinar el nivel de la población optimo para el próximo siglo que permita el funcionamiento menos conflictivo de la economía de mercado global al mismo tiempo que garantice la armonía ecológica y social y el bienestar para la gran mayoría.

El grupo de trabajo antes de dar estrategias preventivas y curativas, habla de las tendencias que hay que fomentar y a las que se debe poner freno, para conseguir el fin que nos mueve en este momento: “perpetuar el capitalismo”.
Dividen sus cimientos en 4 pilares:

PILAR IDEOLÓGICO-ÉTICO: para cambiar las normas básicas y para que tenga éxito la estrategia que recomendamos, es imprescindible que transformemos primero el actual clima ideológico y pongamos en orden nuestras casa conceptual y éticamente. Los sistemas éticos dominantes han evolucionado a lo largo de la historia y no hay ningún motivo por el que no pueda cambiar de nuevo. Si se considera que la ética es la estrategia de supervivencia colectiva de una sociedad, la nuestra necesita una seria puesta a punto. Nuestra ética actual rechazará la gestión eficaz de la población a menos que se resuelvan las contradicciones entre el individualismo del mercado, los derechos humanos y la necesidad de una armonía colectiva. Es importante mencionar que: si el trabajo ideológico es llevado a cabo con brillantes por un cuadro de genios con generosos medios económicos y tecnológicos a su disposición, también fracasara si el sistema no puede ofrecer realmente una medida cada vez mayor de bienestar económico, renovación ecológica y valores civilizados a la mayoría de habitantes de la tierra. Si esto brilla por su ausencia tarde o temprano los excluidos se rebelarán y arrastraran en su caída al capitalismo liberal.

PILAR ECONÓMICO: aunque quizá sea difícil de demostrar, probablemente los programas de ajuste estructural han frenado el aumento de la población.
Es el momento de vincular objetivos económicos y demográficos. Existe la oportunidad de ampliar y reforzar los programas de ajuste estructural, ya que prácticamente todos los países afectados están mucho más endeudados ahora que cuando comenzaron a aplicarlos.
Donde quiera que los mercados se liberalizan con rapidez bajo coacción o sin ella, se crea un terreno favorable para que aumente la mortandad y disminuya la fertilidad. Los países occidentales tienen una fuerte mayoría en la junta directiva del FMI y deben procurar que se potencien los programas de ajuste estructural.

Medidas financieras publicas o privadas debidamente gestionadas, pueden producir reducciones de población y respaldar estrategias de “poda”.
Este pilar debe ir acompañado de un replanteamiento del orden político que lo ponga al servicio del nuevo orden económico mundial.

PILAR POLÍTICO

*El mercado global debe continuar siendo el principal principio organizador de la sociedad.

*Hábilmente manejadas, las naciones Unidas podrían utilizarse para ayudar a constituir un poder ejecutivo mundial. Si se reestructurasen, fusionasen y redujesen radicalmente sus numerosísimos organismos, si la ONU estuviera dispuesta a seguir los pasos de la empresa privada en cuanto a sus reconocimientos sobre recopilación de información y toma de decisiones podría aportar legitimidad al procesos de creación de un poder ejecutivo internacional.

*El único poder tradicional que es mejor dejar en manos de la Nación-Estado es el judicial, que abarca las funciones policiales, de mantenimiento del orden local.

*Todo orden político necesita un mecanismo militar para hacer cumplir las normas. El pentágono con, con la agencia de seguridad nacional y una OTAN ampliada, parece el órgano destinado a desempeñar ese papel.

*Las herramientas de control político han de seguir siendo en su mayor parte invisibles para los controlados, pues de otro modo la gestión planetaria y le funcionamiento sin trabas del mercado fracasarán.

EL PILAR PSICOLÓGICO

Esta estrechamente relacionado con los asuntos de carácter ético-ideológico antes expuestos. No obstante las psicologías individual y de grupo, “la batalla por los corazones y las mentes” merecen un lugar propio, pues debidamente encausadas pueden contribuir a crear una atmosfera favorable para las hostilidades intergrupales, que a su vez propicien la reducción de la población.
La herramienta ideológica más útil jamás creada para estos fines es la política de identidad, como ha venido a llamarse en occidente. Lo ideal es que los individuos de todo el mundo se identifiquen con fuerza con un subgrupo étnico, sexual, lingüístico, racial o religioso en detrimento de su autodefinición como nacionales de un país o incluso como miembros de una clase social o casta profesional de esa nación, y mucho menos como parte de la raza humana. Cada persona debe de sentirse primero miembro de un grupo estrictamente definido, y sólo de forma secundaria, trabajador, miembro de la comunidad, padre y ciudadano nacional o internacional.

El objetivo es potenciar la fragmentación, poner de relieves las diferencias con los demás y crear guetos, tengan o no base en la realidad o en la tradición. Al contrario que la opinión generalmente aceptada, la mayoría de las identidades, especialmente las étnicas, tienen razones históricas poco profundas y casi siempre son de construcción reciente. Por tanto las identidades se parecen mucho a Dios: aunque no existieran, seguirían siendo muy poderosas, tanto que la gente matará en su nombre.
La política de identidad tiene dos ventajas destacables

*Hace el trabajo previo para los conflictos internos y las guerras civiles al exacerbar todo tipo de tensiones intercomunitarias.
*Bloquea la solidaridad.

“La globalización económica y política puede avanzar sin obstáculos siempre y cuando la gente este psicológicamente ciega y no exista la correspondiente ciudadanía global para oponerse a ella”.

8. PODAR EL EXUBERANTE CRECIMIENTO DE LA RAZA HUMANA.

En otras palabras la reducción de la población mediante la conquista, la guerra, el hambre o las enfermedades; estos flagelos tradicionales que una vez controlaron la población, siguen existiendo, reforzados por otros modernos como las drogas, la delincuencia generalizada y los venenos medioambientales.

La Conquista

El dominio sobre los demás sigue siendo un importante componente de cualquier estrategia de reducción de la población.
La principal preocupación del grupo de trabajo no es el poder del conquistador clásico o moderno para perdonar u oprimir a individuos y sociedades, sino la noción, mucho más general planteada por Foucault de biopoder o biopolítica. Foucault distinguía entre soberanía o biopoder, siendo la primera la capacidad para imponer disciplina, controlar, castigar y en caso necesario eliminar a los individuos. El segundo considera su objetivo a la población en general, la biopolítica no se encarga de personas independientes e identificables con nombre y rostro, sino de pronósticos, estadísticas y mediadas globales aplicadas al conjunto.
El grupo de trabajo recomienda pues, que la conquista sea el primero de los cuatro jinetes, para promover la disminución de la población, pero que no se descuiden los tres que vienen a continuación.

La Guerra

Sólo en los años noventa tomando el cálculo más conservador han muerto 6 millones de civiles en los fuegos de casi un centenar de guerras.
Junto con la enfermedad y el hambre, las guerras de destrucción reciproca constituyen, también en el mundo moderno, una estrategia de reducción de la población muy prometedora.
Hacer que se “degüellen unos a otros” requiere tanto de armas psicológicas como físicas. La política de identidad desencadena la violencia ; también reduce la solidaridad con las victimas de esa violencia, que se convierten en seres completamente extraños. La discriminación y la opresión de grupos concretos refuerza su sentido de la identidad y por ese motivo, hay que alentarlas con discreción.

Es importante mencionar las siguientes características al respecto:

*Se desarrollan sobre todo en países pobres donde la agricultura sigue siendo la fuente principal del PIB.

*Los factores medioambientales asociados con más frecuencia al conflicto civil son: la degradación de la tierra, la escasez del agua dulce per capita, y la elevada densidad de la población, por ese orden.

*Los regímenes políticos más proclives a la guerra son, estadísticamente los gobiernos semidemocráticos.

*Existe una correlación especialmente marcada entre una deuda externa elevada y las probabilidades de que haya una guerra civil.

Antes subrayamos la importancia de un fuerte poder ejecutivo internacional que sustituya a una ONU desfasada. El modelo de “mantenimiento de la paz” de la ONU ha demostrado una y otra vez su ineficacia, ya es hora de crear un nuevo concepto, al igual que cualquier poder ejecutivo, el nuevo ejecutivo internacional que aquí se propone deberá estar al mando de una importante fuerza de intervención armada, bien entrenada y bien equipada.

El Hambre

Dependiendo de si la comida escasea o abunda, los conflictos se avivarán o se apagarán, se exacerbarán o se atenuarán. Los cuatro jinetes (conquista, guerra, hambre, epidemias) cabalgan juntos, ayudándose mutuamente a pisotear a sus víctimas.

Lo más probable es que la producción se estabilice o disminuya, mientras la población sigue aumentando. Por definición ningún país tiene una oferta ilimitada de tierra, agua, energía, fertilizantes y agricultores. Actualmente, incluso algunos de los más dotados esta alcanzando sus límites naturales.

Los principales productores de cereales del mundo son: China, los Estados Unidos, la India, Rusia, Indonesia, Francia, Canadá, Brasil, Alemania, Ucrania y Australia. Salvo quizá en Brasil y en los Estados Unidos, tienen poco margen para ampliar el conjunto de la superficie cultivable. Por el contrario gran parte de excelentes tierras de cultivo son víctimas de la erosión, la contaminación, la salinización o el adoquinamiento. Si se quiere que la producción siga aumentando, habrá que exprimirla en su mayor parte de las tierras restantes.

China se concentra en industrializarse a una velocidad vertiginosa. Aunque al igual que los Estados Unidos, puede sustituir el capital artificial con capital humano, dudamos que pueda conseguir los resultados obtenidos en el pasado reciente en la producción de alimentos , y quizá ni siquiera pueda sostenerlos .

En las últimas décadas, buena parte de la mejora de la producción mundial de cereales se ha debido a las variedades de La Revolución Verde, de alto rendimiento y elevados aportes. Algunos expertos afirman que sigue habiendo muchas posibilidades para que se cultiven estas variedades (o semillas genéticamente modificadas)en lugares donde nunca se ha hecho, como en África. En algunos territorios vírgenes como el cerrado Brasileño.

Por otra parte los límites del agua también se pronuncian a viva voz.
El agua es un bien cada vez más escaso, y la competencia, por no decir la guerra abierta para obtenerla, esta caldeándose entre las naciones, así como entre usuarios agrícolas, industriales y particulares.

El agua esta distribuida desigualmente tanto entre los países como dentro de ellos, y en muchos lugares ya es un bien que escasea. Según el Banco Mundial 80 países donde vive el 40% de la población mundial sufre escasez de agua, mientras que sólo 9 países tienen el 60% de todos los recursos mundiales de agua potable.
Desde 1940, la población casi se ha triplicado, pero el consumo de agua se ha cuadruplicado. Ni la fusión nuclear ni ninguna otra tecnología energética barata para la desalinización del agua marina va a llegar a tiempo pata impedir crisis graves. La única fuente nueva de agua es dejar de derrocharla.

Un análisis estratégico de los suministros disponibles revela que el futuro estará lleno de guerras por el agua.

Los límites del dinero: la propiedad de la tierra el igual que la propiedad de otros bienes, esta muy concentrada en la propiedad de un puñado de terratenientes acaudalados y ello se ha exacerbado en la última generación, pues la Revolución Verde ha enriquecido a los que ya eran ricos.

Las semillas mejoradas y las tecnologías necesarias para mejorar la producción de alimentos no van a regalarse. Como ocurrió con la inicial Revolución Verde, las nuevas prácticas agrarias serán costosas y sólo podrán disponer de ellas los agricultores en mejor posición económica.

Un paso por China: se prevé que la demanda de cereal de este país aumente en un tercio entre la actualidad y el 2020, pasando de 450 millones de toneladas a 594, debido a las mejoras en la dieta, el 40% de esa demanda será de cereal para fabricar pienso.
He aquí pues un enorme y poderoso país sometido a un desarrollo industrial rápido y que ya tiene una clase media importante ¿tratará de satisfacer a sus propios consumidores pese a los costes económicos o humanos que ellos supondrían para otras personas que viven al otro lado de sus fronteras? China tendrá una temible capacidad para afectar a las reservas y alos precios mundiales de grano.

Soluciones y recomendaciones: la erosión, la salinización, la contaminación y la urbanización continuarán por si solas. Sostenerlas y fomentarlas exigirá poco más que las políticas y sangrías económicas actuales(incluida la deuda y el pago de la deuda) para que contribuyan a limitar la oferta de alimentos y a subir los precios.
La monopolización del mercado por un puñado de compradores solventes como China y Japón servirá también al objetivo de la escasez y de la subida de los precios de los alimentos.

Desde el punto de vista ideológico, si es que surge el debate, la reforma agraria debe presentarse como una cuestión de antaño, remplazada ahora por la eficacia de la industria agropecuaria. Hay que rechazar la agricultura campesina y sus técnicas como algo anticuado y en desuso.

Muchos observadores y numerosas empresas transnacionales químicas, farmacéuticas y de semilla promocionan el uso de la biotecnología y de la ingeniería genética como la última panacea para combatir el hambre en el mundo. Manifestamos nuestro apoyo a los cultivos creados gracias a la ingeniería genética, siempre que estas plantas se cultiven exclusivamente en el sur, donde el objetivo es reducir la disponibilidad de alimentos y aumentar el hambre y la hambruna como freno de la población.
Hasta ahora se viene aplicando justo la estrategia contraria: las cosechas genéticamente modificadas se extienden con rapidez en el Norte, pero se consideran demasiado sofisticadas o caras para usar en el sur.

En la opinión de este grupo de trabajo, las consecuencias no deseadas de las plantas modificadas por la ingeniería genética son una cuestión de cuándo se producirán y no de si llegaran a producirse o no. Instamos pues, a que los cultivos modificados por ingeniería genética, si es que son necesarios, se limiten a países pobre y populosos, pues en caso contrario serán ellos los que se rían los últimos.

La Peste: en nuestro análisis del hambre subrayábamos la importancia de limitar la disponibilidad de alimentos pese a que mueran relativamente pocas personas directamente a causa del hambre. Las estrategias antialimentos siguen contribuyendo en gran medida al gran plan de reducción de la población porque la desnutrición y el hambre preparan el terreno a las enfermedades y las epidemias .
Las enfermedades que esperamos que más contribuyan a la mortandad en el tercer mundo son: la tuberculosis, la malaria, las enfermedades exóticas, el
Sida.

9. ACERCA DE LA PREVENCIÓN

Si la población aumenta un 2% al año y la gente desea mantener su nivel de vida, cada año deberán crearse también un 2% más de escuelas, hospitales, maestros, equipos en cada industria, empleos en cada sector y así sucesivamente. Nada de eso ocurre. Las tierras de cultivo, en concreto, se han negado con tozudez a aumentar a un ritmo del 2% anual, lo que ha traído por consecuencia el desempleo rural crónico y la emigración
Masiva a una capital llena de delincuencia.

Si queremos realmente mejorar la vida, las estrategias de reducción de la población correctiva que hemos expuesto -lo cuatro jinetes- no serán suficientes. También habrá que realizar una labor de persuasión y de coacción para que la reproducción se atenga a pautas que favorezcan mejor una existencia civilizada.

El grupo de trabajo no espera milagros, pero si señala las posibilidades de alcanzar un progreso sustancial, por no decir espectacular, si se aplican entre otros los siguientes métodos:
El aborto, la esterilización masculina y femenina y los métodos anticonceptivos.
Aunque el aborto impide el nacimiento de 45 millones de nacimientos al año, estos resultados son insignificantes para nuestros fines pues cuesta demasiado en términos económicos, de tiempo y de complicaciones médicas, para las mujeres, para la familias, y para las naciones.

Por el momento, China y la India son los primeros países del mundo en número de esterilizaciones, aunque la técnica ya esta cobrando cierta importancia en países como México.

El mejor método anticonceptivo de todos sería la educación masiva de la mujer. Aunque reconocemos que esta opción no es viable en las circunstancias actuales. Se ha demostrado una y otra vez que la mejor forma de lograr una reducción de la fertilidad es aumentar los años de escolarización de las niñas y la educación permanente para la mujer. El Banco Mundial repite este mantra constantemente, pero sus propios programas de ajuste estructural se vuelven en su contra. Cuando la familia no puede permitirse el lujo de educar a todos sus hijos, los varones tienen preferencia.

Hay que tomar medidas para recompensar a las mujeres y a las parejas por tener un solo hijo o no tener ninguno. Un enfoque más racional para todos los países reduciría el valor económico de los hijos y compensaría de forma concreta y mensurable a las familias que limitasen su tamaño.

10. PALABRAS DE SUSAN GEORGE

Las metas de la actividad económica son el beneficio y la acumulación, que son al mismo tiempo la señal y la medida de la eficacia. Por medio de los mercados financieros, los beneficios se transformarán en inversión, permitiendo que todo el ciclo vuelva a empezar. El empleo y la satisfacción de las necesidades humanas, frente a las del propio mercado son algo incidental para el sistema, que obedece a la lógica de la oferta y la demanda y no a la de la necesidad y la satisfacción.
El sistema reserva sus máximos premios al individualismo radical, que asume riesgos, y en este mundo uno está solo frente a todo.

Antes las personas tenían que negociar porque iban a tener que seguir conviviendo con las demás personas en un mismo espacio físico. Las nuevas palabras claves son velocidad y movilidad.
En la cúspide de la pirámide global están “los rápidos”, los propietarios de capital y los profesionales con conocimientos, debajo de ellos esta, la inmensa mayoría de “lentos”, personas inmóviles cuya principal característica común es su capacidad para ser sustituidos.

Por repulsiva que sea la solución. Los autores del informe lugano, tienen al menos la dignidad, que el FMI y otros organismos similares no tienen, de reconocer que no se puede tener el oro y el moro; que no se puede tener una economía global que enriquece a unos pocos, que empuja la riqueza inexorablemente hacia arriba y crea perdedores por decenas de millones; todo eso y además un medio ambiente inmaculado y una conciencia limpia.

Alternativas

La primera es no verse atrapado por el “se debe hacer”, “hay que hacer”y los sermones dominicales. Suponer que cualquier cambio por el mero hecho de que contribuiría a la justicia, ala paz y a la igualdad, sólo necesita ser explicado para ser adoptado, es una de las ingenuidades más tristes e irritantes.
Aunque hay que reconocer el papel que desempeñan la ignorancia y la estupidez, la mayoría de las cosas ocurren de una determinada forma porque los poderosos así lo quieren.
El problema no es repetir mecánicamente lo que debería o tendría que ocurrir, sino formular dos sencillas preguntas:
*¿quiénes son los responsables de la crisis actual?
*¿cómo podemos detenerlos?

Todos los que rechazamos la filosofía del informe lugano, estamos dispuestos a resistir con los medios que tengamos a nuestra disposición y decididos para luchar por una política diferente y un mundo diferente, no perfecto pero si diferente.

El capitalismo transnacional no puede detenerse. Con las empresas transnacionales y los flujos financieros sin inhibiciones se ha alcanzado una especie de fase maligna que seguirá devorando y eliminando recursos humanos y naturales aun cuando debilite el propio cuerpo -el propio planeta-del que depende.
Es inútil pedir a las empresas transnacionales sean un poco menos perjudiciales, tenemos que oponernos a lo que son.
Debemos intentar derribar la tiranía transnacional antes de que ella nos derribe a nosotros.
Los cambios de equilibrio de poderes exigen evaluar nuestros números, nuestra fuerza, y nuestra capacidad para hacer alianzas. Los números están allí: geográficamente separados y políticamente divididos, pero están.

A pesar de los obstáculos, el aspecto positivo es que todo el mundo puede-debe- implicarse porque la tarea de todas las tareas es volver a tejer el tejido social que el neoliberalismo está desgarrando.
Cada uno de nosotros puede convertirse en un hilo de la urdimbre de la trama, cada puente que se construye, cada canal que se excava, cada sendero que se pisa va hacia alguna parte y contribuye a volver a crear el paisaje humano.

Decenas de ciudades de diferentes tamaños experimentan ya con sociedades anónimas conjuntas constituidas en el ámbito local para proporcionar bienes y servicios que satisfagan las necesidades locales; se están creando cooperativas de alimentos que van directamente del agricultor al consumidor sin intermediarios, los bancos comunitarios son viables, las redes locales de trueque florecen, ya hay en circulación decenas de monedas alternativas.

Reforzar la democracia local y nacional, crear economías disidentes paralelas es fundamental y algo en lo que puede participar todo el mundo. La tarea más difícil segura siendo crear una globalización alternativa, lo que algunas organizaciones están empezando a llamar “globalización cooperativa”. Para ellas, el concepto significa no un regreso ni una huida a lo local, sino un esfuerzo por reconstruir la economía global de abajo arriba, sobre la base de unas sociedades más saludables y más equitativas.

La cave es conseguir que salarios y condiciones de trabajo sean dignos en todo el mundo, no luchar unos contra otros por las migajas; crear suelos, no techos.

Una forma de empezar sería, financiando un enorme programa de conversión y de limpieza medio ambiental keynesiana internacional. El viejo principio es aplicable en el ámbito internacional: gravar lo menos deseable y gravar lo más deseable. Desgravar el empleo y los ingresos, gravar la contaminación y los residuos para obligar a las empresas a que sigan el camino medioambiental correcto.

Sabemos pues, que la amenaza es transnacional, y transnacional ha de ser la respuesta. Las conexiones a Internet son ahora tan sencillas que también nosotros podemos ser rápidos.

El grupo de trabajo menciona el “accidente global” y la agitación social a gran escala. Susan George corrobora: los castillos de naipes suelen caerse, y el mercado autorregulado como vio hace décadas Karl Polany, destrozará a la sociedad.

Nuestro sistema actual es una máquina universal para arrasar el medio ambiente y para producir perdedores con los que nadie tiene la más mínima idea de que hacer.


11. CONCLUSIONES

La lectura de este libro me ha permitido adentrarme en un serie de situaciones reales que marcan el panorama mundial.
Si la pretensión de sus solicitantes es saber el funcionamiento actual del capitalismo y las maneras en que se puede perpetuar, seguramente terminarán sabiendo mucho más que eso, pues, un paso por este informe, es tomar contacto con una dura realidad, que nos despierta cada mañana, aunque insistamos, como lo he mencionado antes, en querer cerrar nuestros ojos y nuestras manos a lo evidente.

Considero importante la lectura de este texto a quienes quieran tomar en cierta forma contacto con el mundo en que vivimos, creo que Susan George ha sabido desarrollar las principales problemáticas de nuestra actual sociedad, de una forma organizada y estructurada, además de utilizar un lenguaje accesible.

No puedo negar que en algunos momentos la dureza y frialdad de sus palabras me resultaban un tanto crueles, pero al ir avanzando paulatinamente hasta llegar a sus aportaciones finales, entendí que esa forma de escribir este texto tiene el objetivo de despertar a una población adormecida por los falsos ideales que el capitalismo ha venido vendiendo desde hace años. Es una vía para mover (a quienes aún tengan esa capacidad) cuanto menos conciencias e instar al cambio.

Me parece de igual forma muy positiva su postura ante el hecho de un cambio producto del trabajo de cada individuo desde su posición, pues en una actualidad enferma de desilusión y pasotismo, es hora de que cada miembro de ella asuma sus responsabilidades y sea consecuente en sus actos.

Señalar se ha convertido en un ejercicio muy común, criticar también, pero sería más productivo movernos en nuestros círculos y considerar la importancia que estas pequeñas acciones pueden significar si son sumadas para un bienestar común, sin lugar a dudas esto puede resultar utópico, pero después de todo no nos queda una vía más apropiada; a mi modo de verlo es eso o continuar desgastando lo que nos queda de planeta, y hundiéndonos en un mar de consumo masivo sin retorno.
No hay otro planeta donde mudarnos, así que si continuamos con los actuales hábitos de consumo, será inevitable la muerte de un planeta en agonía.

En definitiva considero es libro como básico para que cada individuo que se sienta parte de esta sociedad se informe sobre una serie de situaciones que le permitirán a el mismo juzgar si son ciertas o no las cadenas que manejan unos cuantos para beneficio de ellos mismos a costa de una gran mayoría; es sólo una forma de llamar a la responsabilidad con nosotros mismos.
Es hora de quitarnos el velo de la inmovilización ante una realidad global, y no de unos cuantos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres